Entre Libros - One Shot.

✔ Para
Yaj Weasley <3
⚡ Género
Amistad
🔍 Lugar
Hogwarts
Jules, Violeta y Alina me estaban repitiendo como por décima vez en el día cuánto deseaban mis pecas. A mí me daban igual, las tenía esparcidas por toda la cara, brazos y un poco en las piernas.

— ¿Estás segura que no has hecho nada para tenerlas?—me preguntó Alu.

— Ya te he dicho más de mil veces que no, a menos que yo sepa—contesté—. Leí en una revista muggle que es por el sol, irónico, ¿cierto? Me apellido Moon, luna, y las tendría por el sol.

— Y además eres rubia, el amarillo siempre me hace recordar a él—Susana rió.

— No creo que esto sea un conjunto de coincidencias—dijo Amelia—: hoy es un día soleado y recién se dan cuenta de todo esto.

— Además de soleado, el cielo está azul—comenzó Alina—, ¿y saben que casa tiene azul? ¡Ravenclaw! ¿y saben de qué casa es Liam Stone, el chico que tiene enamoradita a nuestra Yaj? ¡Ravenclaw!—rió junto a las demás, pero yo la fulminé con la mirada.

— He dicho varias veces que Liam solo me interesa—me hacía la enojada, pero la verdad no lo estaba, ya que era difícil hacerme demostrar esa emoción.

— Claaaro...—susurró Jules.


— ¡Muy bien, señorita Moon, diez puntos a Hufflepuff por ser la primera en lograr hacer el hechizo!—chilló la aguda voz del profesor Flitwick.

Sonreí, sonrojándome, pues sentí todas las miradas en mí. Ví a Pansy Parkinson, una Slytherin amiga de Malfoy, rodando los ojos, pero lo que me sorprendió es que se dirigió a mi asiento y me pidió ayuda, a lo cual acepté, ya que siempre estuve dispuesta a ayudar a todos.
El profesor anunció el final de la clase, dejándonos salir del salón de Encantamientos.
Cuando me retiré del aula, choqué contra alguien bastante alto.

— ¡Oh, lo siento! ¿te he hecho daño? ¡ah, Yaj, eres tú!—Liam dijo todo de un tirón, haciéndome aguantar la risa.

— Hola, Liam, no, no me he hecho daño—reí, nerviosa por su presencia.

Stone tenía que tener la cabeza gacha para dirigirse a mí por culpa de mi poca estatura y su gran altura. Saludó a un chico un curso mayor que nosotros, que ya cursaba su sexto año, y se pasó la mano por su cabello rojo grisáceo, que extrañamente no era pelirrojo.

— ¿Te cortas el cabello?—pregunté. Él me miró extrañado.

— ¿Qué? ¡ah! ¿te refieres a que está muy largo?—preguntó. Yo asentí—. Es que me gusta así. Un día madre se olvidó de cortarlo y creció, por lo tanto ahora está como desde ese día—se señaló los hombros, donde terminaba el cabello.

Nos quedamos unos minutos más charlando, hasta que me tocó ir a clases de Pociones.

— Umm..., ¿qué te toca? ¿Pociones?—dijo, viendo mi horario—. Ah, a mí me toca Transformaciones. Nos vemos, supongo—se fue con una sonrisa. En el camino, una chica intentó llamar su atención, pero no le dió importancia.


— ¡No quiero estudiar más!—exclamó Violeta, alargando la "a" en la última palabra.

— ¡Shh! ¡silencio, esto es una biblioteca, para gritar tienen el Campo de Quidditch!—susurró la bibliotecaria, que, si mal no recuerdo, se llamaba Madame Pince.

Alina entrecerró los ojos, frunció el entrecejo y vió a su prima, enfadada. Amelia y Susana resoplaron, sabiendo la reprimenda que tendría que soportar la Potter por haber gritado en una biblioteca, lugar que era muy apreciado por Alina.

— ¿Algún libro que me recomienden?—preguntó Jules—. No necesariamente tiene que ser del mundo mágico, sino que también muggle.

— ¿Cómo puedes tener tiempo para leer cuando tenemos tantos exámenes por delante?—inquirió Amelia.

— Y no te olvides que en la mayoría nos dan muy poco tiempo para estudiar—recordó Susana.

Hundí mi cara en el libro viejo del cual estaba sacando información. Me estaba aburriendo y tenía mucho sueño. Jules me dió en la nuca con la tapa de su libro.

— ¡No duermas entre libros, Yaj!




¿Está mal? ¿bien? ¿meh?
No me convence mucho, pero está bastante lindo <3.
Espero te guste, @Yaj Weasley <3.
 
30 Abr 2021
3.319
3
3.452
883
13
Argentina.

Nymphad0ra

O.M. III
14 Jul 2021
2.600
4
2.044
883
12
Aburrida
padlet.com
Jules, Violeta y Alina me estaban repitiendo como por décima vez en el día cuánto deseaban mis pecas. A mí me daban igual, las tenía esparcidas por toda la cara, brazos y un poco en las piernas.

— ¿Estás segura que no has hecho nada para tenerlas?—me preguntó Alu.

— Ya te he dicho más de mil veces que no, a menos que yo sepa—contesté—. Leí en una revista muggle que es por el sol, irónico, ¿cierto? Me apellido Moon, luna, y las tendría por el sol.

— Y además eres rubia, el amarillo siempre me hace recordar a él—Susana rió.

— No creo que esto sea un conjunto de coincidencias—dijo Amelia—: hoy es un día soleado y recién se dan cuenta de todo esto.

— Además de soleado, el cielo está azul—comenzó Alina—, ¿y saben que casa tiene azul? ¡Ravenclaw! ¿y saben de qué casa es Liam Stone, el chico que tiene enamoradita a nuestra Yaj? ¡Ravenclaw!—rió junto a las demás, pero yo la fulminé con la mirada.

— He dicho varias veces que Liam solo me interesa—me hacía la enojada, pero la verdad no lo estaba, ya que era difícil hacerme demostrar esa emoción.

— Claaaro...—susurró Jules.


— ¡Muy bien, señorita Moon, diez puntos a Hufflepuff por ser la primera en lograr hacer el hechizo!—chilló la aguda voz del profesor Flitwick.

Sonreí, sonrojándome, pues sentí todas las miradas en mí. Ví a Pansy Parkinson, una Slytherin amiga de Malfoy, rodando los ojos, pero lo que me sorprendió es que se dirigió a mi asiento y me pidió ayuda, a lo cual acepté, ya que siempre estuve dispuesta a ayudar a todos.
El profesor anunció el final de la clase, dejándonos salir del salón de Encantamientos.
Cuando me retiré del aula, choqué contra alguien bastante alto.

— ¡Oh, lo siento! ¿te he hecho daño? ¡ah, Yaj, eres tú!—Liam dijo todo de un tirón, haciéndome aguantar la risa.

— Hola, Liam, no, no me he hecho daño—reí, nerviosa por su presencia.

Stone tenía que tener la cabeza gacha para dirigirse a mí por culpa de mi poca estatura y su gran altura. Saludó a un chico un curso mayor que nosotros, que ya cursaba su sexto año, y se pasó la mano por su cabello rojo grisáceo, que extrañamente no era pelirrojo.

— ¿Te cortas el cabello?—pregunté. Él me miró extrañado.

— ¿Qué? ¡ah! ¿te refieres a que está muy largo?—preguntó. Yo asentí—. Es que me gusta así. Un día madre se olvidó de cortarlo y creció, por lo tanto ahora está como desde ese día—se señaló los hombros, donde terminaba el cabello.

Nos quedamos unos minutos más charlando, hasta que me tocó ir a clases de Pociones.

— Umm..., ¿qué te toca? ¿Pociones?—dijo, viendo mi horario—. Ah, a mí me toca Transformaciones. Nos vemos, supongo—se fue con una sonrisa. En el camino, una chica intentó llamar su atención, pero no le dió importancia.


— ¡No quiero estudiar más!—exclamó Violeta, alargando la "a" en la última palabra.

— ¡Shh! ¡silencio, esto es una biblioteca, para gritar tienen el Campo de Quidditch!—susurró la bibliotecaria, que, si mal no recuerdo, se llamaba Madame Pince.

Alina entrecerró los ojos, frunció el entrecejo y vió a su prima, enfadada. Amelia y Susana resoplaron, sabiendo la reprimenda que tendría que soportar la Potter por haber gritado en una biblioteca, lugar que era muy apreciado por Alina.

— ¿Algún libro que me recomienden?—preguntó Jules—. No necesariamente tiene que ser del mundo mágico, sino que también muggle.

— ¿Cómo puedes tener tiempo para leer cuando tenemos tantos exámenes por delante?—inquirió Amelia.

— Y no te olvides que en la mayoría nos dan muy poco tiempo para estudiar—recordó Susana.

Hundí mi cara en el libro viejo del cual estaba sacando información. Me estaba aburriendo y tenía mucho sueño. Jules me dió en la nuca con la tapa de su libro.

— ¡No duermas entre libros, Yaj!




¿Está mal? ¿bien? ¿meh?
No me convence mucho, pero está bastante lindo <3.
Espero te guste, @Yaj Weasley <3.
Amooo <33
 
31 Mar 2021
4.520
1
4.516
978
Trujillo, Perú
Jules, Violeta y Alina me estaban repitiendo como por décima vez en el día cuánto deseaban mis pecas. A mí me daban igual, las tenía esparcidas por toda la cara, brazos y un poco en las piernas.

— ¿Estás segura que no has hecho nada para tenerlas?—me preguntó Alu.

— Ya te he dicho más de mil veces que no, a menos que yo sepa—contesté—. Leí en una revista muggle que es por el sol, irónico, ¿cierto? Me apellido Moon, luna, y las tendría por el sol.

— Y además eres rubia, el amarillo siempre me hace recordar a él—Susana rió.

— No creo que esto sea un conjunto de coincidencias—dijo Amelia—: hoy es un día soleado y recién se dan cuenta de todo esto.

— Además de soleado, el cielo está azul—comenzó Alina—, ¿y saben que casa tiene azul? ¡Ravenclaw! ¿y saben de qué casa es Liam Stone, el chico que tiene enamoradita a nuestra Yaj? ¡Ravenclaw!—rió junto a las demás, pero yo la fulminé con la mirada.

— He dicho varias veces que Liam solo me interesa—me hacía la enojada, pero la verdad no lo estaba, ya que era difícil hacerme demostrar esa emoción.

— Claaaro...—susurró Jules.


— ¡Muy bien, señorita Moon, diez puntos a Hufflepuff por ser la primera en lograr hacer el hechizo!—chilló la aguda voz del profesor Flitwick.

Sonreí, sonrojándome, pues sentí todas las miradas en mí. Ví a Pansy Parkinson, una Slytherin amiga de Malfoy, rodando los ojos, pero lo que me sorprendió es que se dirigió a mi asiento y me pidió ayuda, a lo cual acepté, ya que siempre estuve dispuesta a ayudar a todos.
El profesor anunció el final de la clase, dejándonos salir del salón de Encantamientos.
Cuando me retiré del aula, choqué contra alguien bastante alto.

— ¡Oh, lo siento! ¿te he hecho daño? ¡ah, Yaj, eres tú!—Liam dijo todo de un tirón, haciéndome aguantar la risa.

— Hola, Liam, no, no me he hecho daño—reí, nerviosa por su presencia.

Stone tenía que tener la cabeza gacha para dirigirse a mí por culpa de mi poca estatura y su gran altura. Saludó a un chico un curso mayor que nosotros, que ya cursaba su sexto año, y se pasó la mano por su cabello rojo grisáceo, que extrañamente no era pelirrojo.

— ¿Te cortas el cabello?—pregunté. Él me miró extrañado.

— ¿Qué? ¡ah! ¿te refieres a que está muy largo?—preguntó. Yo asentí—. Es que me gusta así. Un día madre se olvidó de cortarlo y creció, por lo tanto ahora está como desde ese día—se señaló los hombros, donde terminaba el cabello.

Nos quedamos unos minutos más charlando, hasta que me tocó ir a clases de Pociones.

— Umm..., ¿qué te toca? ¿Pociones?—dijo, viendo mi horario—. Ah, a mí me toca Transformaciones. Nos vemos, supongo—se fue con una sonrisa. En el camino, una chica intentó llamar su atención, pero no le dió importancia.


— ¡No quiero estudiar más!—exclamó Violeta, alargando la "a" en la última palabra.

— ¡Shh! ¡silencio, esto es una biblioteca, para gritar tienen el Campo de Quidditch!—susurró la bibliotecaria, que, si mal no recuerdo, se llamaba Madame Pince.

Alina entrecerró los ojos, frunció el entrecejo y vió a su prima, enfadada. Amelia y Susana resoplaron, sabiendo la reprimenda que tendría que soportar la Potter por haber gritado en una biblioteca, lugar que era muy apreciado por Alina.

— ¿Algún libro que me recomienden?—preguntó Jules—. No necesariamente tiene que ser del mundo mágico, sino que también muggle.

— ¿Cómo puedes tener tiempo para leer cuando tenemos tantos exámenes por delante?—inquirió Amelia.

— Y no te olvides que en la mayoría nos dan muy poco tiempo para estudiar—recordó Susana.

Hundí mi cara en el libro viejo del cual estaba sacando información. Me estaba aburriendo y tenía mucho sueño. Jules me dió en la nuca con la tapa de su libro.

— ¡No duermas entre libros, Yaj!




¿Está mal? ¿bien? ¿meh?
No me convence mucho, pero está bastante lindo <3.
Espero te guste, @Yaj Weasley <3.
AMO, Te quedó bastante lindo <3
 

Publicidad

Nuevos mensajes

🔥 Trending

Últimos mensajes